Tranquila, si todos se acostumbran

Tranquila, si todos se acostumbran.

Tranquila, si lo pasan mal al principio pero luego están muy bien.

Tranquila, si se lo pasan bien y juegan con sus amiguitos.

Foto cortesía de publicdomainpictures

Estos días Mr Pequeñito ha empezado la guardería. Afortunadamente, he podido cogerme unos meses de excedencia, y la empieza ya con casi 8 meses, sabiéndose sentar y comer con cuchara (mis objetivos para dejarle en la guardería). Eso no quita para que estén siendo días duros para los dos.

He estado martirizándome reflexionando sobre el tema, y he llegado a una conclusión: Nos hemos ganado que de mayores nos lleven a una residencia. ¿Las razones con las que tranquilizará mi hijo su conciencia cuando nos lleve? Las mismas con las que empiezo este post, y que son las que todos habréis oído y estaréis repitiendo como un mantra para no sufrir demasiado.

Tranquila, si todos se acostumbran.

Tranquila, si lo pasan mal al principio pero luego están muy bien.

Tranquila, si se lo pasan bien y juegan con sus amiguitos.

Sólo me queda una cosa que decir: Hijo mío, si lees esto en el futuro, entenderé que me lo haya ganado. Pero por lo menos que no sea una residencia (en el ojo por ojo, yo no te llevé interno), por lo menos que sea un centro de día y pueda dormir en casa.

Te quiere y te adora,

Tu madre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diario y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tranquila, si todos se acostumbran

  1. mamapuede dijo:

    Tampoco lo puedes ver así.
    Es cierto que esas frases las utilizamos para descargar un poquito nuestra mala conciencia de dejarlos allí, y sí puede ser que nos estemos ganando una residencia, pero ojo, será una residencia muy buscada, dónde tengan las mejores instalaciones, se preocuparán de que los empleados de la residencia sean cariñosos con los mayores, que los traten bien…

    • Tienes razón. Esta entrada la escribí uno de los primeros días que le dejé en la guardería. Esos días no me los pasé llorando, pero me sentía fatal. Ahora que ya lleva varias semanas yendo allí, lo veo un poco mejor. Se queda y le recojo contento, se ha adaptado muy bien, y cuando está en casa sigue siendo igual de feliz o más que antes. No ha cambiado su comportamiento, como mucho a mejor, y yo estoy la jornada laboral pensando en él, pero pensando en lo que haremos por la tarde, no lamentándome y sintiéndome mal.
      Sigo pensando que nos hemos ganado una residencia, pero al menos una cuidada y con actividades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s